top of page

Transformando el panorama médico: telemedicina antes, durante y después de COVID-19

Actualizado: 1 mar




A veces, la innovación está impulsada por la necesidad. La peor crisis de salud mundial en 100 años obligó a la comunidad médica a cambiar el dónde y el cómo atiende a sus pacientes, y la tele-medicina ha aumentado para desempeñar una serie de roles críticos durante la pandemia de COVID-19.

Las instituciones médicas ahora utilizan videos de alta calidad para:


  • Brindar atención a los pacientes directamente en sus hogares.

  • Permitir que los doctores sigan atendiendo a los pacientes y mantengan abiertas sus prácticas

  • Reunir equipos globales de expertos médicos para consultas y colaboración

  • Permitir que los trabajadores sanitarios de primera línea examinen a los pacientes de forma remota para limitar los procedimientos propensos a la exposición y reducir el riesgo de exposición


Dado que ahora los proveedores atienden de 50 a 175 veces más pacientes a través de tele-medicina desde que comenzó la pandemia, muchos en el sector de la salud creen que ésta ha evolucionado más en seis meses que en la última década.

Echemos un vistazo al caso norteamericano, de cómo la pandemia ha cambiado nuestra forma de pensar sobre la atención médica y qué podemos esperar después del COVID.


Antes del COVID: barreras para la implementación de la tele-medicina

La tele-medicina ha existido durante décadas, pero su aplicación directamente con el paciente no despegó hasta hace poco. Cuando la mayoría de las personas se enfermaban, iban al consultorio médico en lugar de iniciar sesión para realizar una visita por video; así era.

Parte de la razón fue la limitada cobertura de visitas virtuales. En una encuesta en USA en 2019, el 77% de los médicos señalaron la incertidumbre del reembolso como una de las mayores barreras para implementar transversalmente la tele-medicina.

Tomando el caso de Estados Unidos, su seguro de salud público Medicare, por ejemplo, tenía reglas estrictas en lo que respecta al reembolso de tele-medicina. Los pacientes tenían que vivir en un área rural designada y viajar a un centro especial para su cita de tele-medicina. Si bien ayudó a los pacientes a acceder a especialistas que normalmente no podrían ver, aún tenían que viajar, a veces muchos kilómetros, para recibir atención.

Algunos prestadores se mostraron reacios a implementar la tele-medicina por temor a que no fuera confiable o que afectara sus resultados. Y aunque a la mayoría de los pacientes que la probaron les gustó, la tecnología simplemente no estaba lo suficientemente extendida como para atraer a más del 11% de los consumidores en 2019.


Durante el COVID: transformación de la tele-medicina

Todo eso cambió cuando llegó la pandemia. Las instalaciones médicas y las prácticas privadas cerraron, y nadie sabía cuándo podrían reabrir. En respuesta, en Estados Unidos, la Ley CARES amplió la cobertura de tele-medicina para el seguro médico público Medicare, que se convirtió en un punto de inflexión para la atención virtual. Los proveedores finalmente podrían cobrar el reembolso de Medicare por las visitas de tele-medicina realizadas en el hogar.

Los sistemas de salud desarrollaron rápidamente nuevas soluciones de tele-medicina o ampliaron los programas existentes para garantizar la continuidad de la atención de sus pacientes. Sorprendentemente, casi 1.3 millones de beneficiarios de Medicare recibieron atención virtualmente en la semana que terminó el 18 de abril de 2020, en comparación con solo 11,000 visitas en la semana que terminó el 7 de marzo, días antes de que se implementaran las restricciones pandémicas.


Llevando la atención médica al hogar

El uso de la tecnología para llegar a las personas directamente en sus hogares durante la pandemia no solo redujo la propagación del coronavirus, sino que revolucionó la forma en que los prestadores tratan a los pacientes. La tele-medicina se ha vuelto esencial para:


  • Brindar atención primaria y urgente para dolencias comunes como resfriados y dolores de oído sin exponer a los pacientes al coronavirus.

  • Realizar citas de salud mental

  • Clasificar pacientes con síntomas de COVID-19 desde casa

  • Monitorear de forma remota a pacientes con afecciones crónicas como enfermedades cardíacas o diabetes

  • Apoyar cambios saludables en el estilo de vida, como el control del peso o la adherencia a una medicación


Las visitas virtuales han contribuido a reducir las ausencias y las cancelaciones de citas, que cuestan a la industria miles de millones de dólares al año, y casi el 75% de los pacientes de tele-medicina informaron una alta satisfacción con su experiencia.



Tele-medicina para atención hospitalaria

A medida que aumentaron los casos de coronavirus en los EE.UU., los hospitales y centros médicos utilizaron la tele-medicina para la atención hospitalaria como una forma de priorizar la seguridad y el bienestar de los pacientes y el personal médico:


  • Las rondas médicas virtuales redujeron la cantidad de trabajadores de primera línea que ingresan a la habitación de un paciente al permitir que los médicos vean y traten a los pacientes desde el pasillo utilizando dispositivos móviles

  • Los hospitales podrían convocar especialistas de todo el mundo para realizar consultas virtuales sobre la atención de un paciente.

  • Los miembros de la familia pueden participar en la atención del paciente, hacer preguntas y comunicarse virtualmente con los prestadores de salud.

  • En las situaciones más difíciles, incluida la atención de pacientes en etapas terminales, las comunicaciones por video les dieron a los miembros de la familia la capacidad de pasar un tiempo precioso con sus seres queridos en el hospital.


Otros beneficios de tele-medicina

La expansión de la tele-medicina ayudó a fortalecer los sistemas de salud pública y a mejorar la equidad en la salud al llegar a poblaciones que durante mucho tiempo han estado desatendidas o que tienen dificultades para acceder a la atención. Las personas que viven en áreas rurales, los pacientes que carecen de transporte confiable o la capacidad de ausentarse del trabajo, y aquellos con afecciones médicas que les dificultaban salir de casa, ahora pueden recibir atención cuándo y cómo les resulte más conveniente.

Además de permitir la prestación de atención de calidad, la tele-medicina ha cambiado el panorama competitivo de la atención médica privada, brindando a los prestadores oportunidades para entregar una atención conveniente y rentable a un mayor número de pacientes. Esto introduce nuevas fuentes de ingresos al mismo tiempo que permite a los proveedores ahorrar dinero, abordar la escasez de recursos y mantener una ventaja competitiva en un mercado de atención médica cada vez más orientado al consumidor.


Después del COVID: preparándose para el futuro de la tele-medicina

No sabemos cuándo terminará la pandemia de COVID-19, o cómo será el mundo una vez que termine. En lo que la mayoría de los expertos están de acuerdo es en que 2020 ha transformado el panorama médico mundial. Tanto los pacientes como los proveedores están ahora más familiarizados y cómodos con la tele-medicina, por lo que es difícil imaginar pedirles que vuelvan a ser como estaban las cosas.

Entonces, ¿Qué pueden hacer los proveedores para prepararse para el futuro de la atención médica? Primero, suponga que la demanda de tele-medicina solo va a crecer. La adopción de tele-medicina por parte de los consumidores se triplicó con creces, del 11% en 2019 al 46% en abril de 2020 , y Frost & Sullivan predice que el mercado de tele-medicina verá una tasa de crecimiento siete veces mayor para 2025.

Si implementó su programa de tele-medicina en respuesta al COVID-19, ahora es el momento de cambiar su enfoque de reaccionario a estratégico. Continúe desarrollando un programa competitivo de capacidades y ofertas de tele-medicina, habilitado por una plataforma digital robusta, para llegar a más pacientes y ganar participación de mercado.

Su solución de tele-medicina debería:


  • Tener audio y video confiables y de alta calidad, para que pueda comunicarse, examinar, diagnosticar, monitorear y tratar a los pacientes de manera virtual, incluso aquellos con poco ancho de banda o dispositivos desactualizados.

  • Satisfacer todas sus necesidades clínicas y administrativas, incluida la integración con historias clínicas de pacientes, dispositivos médicos, herramientas de diagnóstico y otras aplicaciones clínicas, para optimizar la atención al paciente.

  • Habilitar el cumplimiento de reglamento de privacidad y confidencialidad que rige a las instituciones relacionadas a la medicina y salud, con una atención rigurosa para mantener los datos del paciente seguros y privados.

  • Tener una experiencia fácil de usar y de fácil acceso que se adapte a todos los pacientes, incluidos aquellos con necesidades especiales de accesibilidad y bajos conocimientos digitales.

  • Ofrecer opciones y capacidades flexibles que respalden los flujos de trabajo personalizados de su consultorio.


La tele-medicina seguirá desempeñando un papel importante en un modelo híbrido de atención que enfatiza el tratamiento de los pacientes dónde y cómo prefieran: en casa, sobre la marcha, o en persona. Con este cambio, la industria reducirá los costos, desperdiciará menos recursos, aumentará el acceso a la atención, y mejorará los resultados de los pacientes.

Obtenga más información sobre Zoom para tele-medicina y descubra cómo los hospitales, los sistemas de salud y los proveedores utilizan Zoom para mejorar la atención y la experiencia del paciente.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page